El azafrán puro en hilos cultivados desde el Renacimiento en la llanura Navelli y obtenido de los estigmas secos de las flores de Crocus Sativus, se usa no solo en la gastronomía, sino también como planta medicinal (ayuda a la digestión, combate el reumatismo y los resfriados) y como ingrediente en postres y licores. Recuperado de los estigmas del crocus sativus, el azafrán Abruzzo toma el camino del norte de Italia, donde es un ingrediente fundamental, entre otras cosas, del risotto milanés.