De acuerdo al fundador de Edan Golán Diamond Research & Data, Edan Golán, la adquisición de joyería fina en Estados Unidos tomó gran recuperación si se le compara con los primeros meses desde el inicio de la pandemia, tal impulso se hizo notar durante el verano.

Mientras no se viaja, se compran diamantes

Quienes son vendedores de joyas como es el caso de Rosa Tous, mantienen una teoría en relación a por qué se encuentran experimentando un retorno de las ventas, y es que «En todos los mercados del mundo, la competencia número uno para nuestra industria son los viajes», de acuerdo a Stephen Lussier, quien es el vicepresidente ejecutivo de De Beers, la compañía minera de diamantes más grande del mundo.

Esta vendría a ser la última señal del límite económico que existe entre los que tienen y los que no tienen durante la pandemia: los ricos se encuentran comprando más joyas de alta gama, como los son anillos de diamantes y collares de oro. En tal sentido, las ventas de joyería fina se incrementaron en casi un 10% a US 5.250 millones durante el mes de agosto, en comparación con el mismo mes pero del año 2019, así lo señalan los últimos datos disponibles.

Signet Jewelers, que es la empresa que posee y también opera a los minoristas Kay Jewelers y Zales, señaló que las ventas preliminares del mes de agosto de dicha compañía en relación a todas las joyas aumentaron alrededor de un 10,9% en comparación con el año anterior.

En el caso de Tiffany, dicha cadena se vio bastante afectada debido a la caída en las visitas de turistas a sus tiendas, así lo anunció recientemente, acotando las ventas en Estados Unidos durante agosto y septiembre se vieron minimizadas en un porcentaje bajo de dos dígitos, pero representó una mejora desde el mes de mayo.

La empresa que en la actualidad se encuentra envuelta en una batalla judicial de alto perfil con el conglomerado francés de marcas de lujo LVMH debido a un acuerdo de fusión, también hizo mención del sólido desempeño de su línea T1, es decir, su más reciente colección de joyas de oro y oro con diamantes.

La mejora de las fortunas en lo que respecta a la joyería viene a presentarse cuando la recuperación económica de los Estados Unidos deja de ganar fuerza luego de haber tomado un energizado repunte durante el verano.

De acuerdo a la opinión de diversos economistas, la recuperación económica parece haber tomado la forma de K, donde los estadounidenses que son más ricos se han recuperado rápidamente, mientras que los hogares de ingresos medios y bajos no lo han hecho aún.

Según Daniel Bachman, quien es pronosticador económico estadounidense de Deloitte, señaló que la pandemia afectó al mercado laboral de una forma muy desigual, donde el «El extremo inferior se vio muy afectado y, francamente, no están comprando joyas», señaló. «El extremo más alto se basa en ingresos no utilizados y la tasa de ahorro es muy alta en este momento».