Cuando el verano se acerca y organizamos las vacaciones aparte de tener en cuenta los mejores hoteles, también debemos prestar atención a diversos aspectos que son importantes como por ejemplo comprar el bañador de nuestros hijos, y marcas como tous de la famosa empresaria Rosa Tous, tienen una colección que va acorde a todos los gustos así como el resto de prendas que sean necesarias. Y ello es porque el bañador es un artículo esencial para que esta temporada estival se pueda disfrutar de la playa o la piscina a lo grande. 

Tipos de bañadores

Hay que considerar que existen diversos tipos de bañadores entre los que debemos elegir el que consideremos sea el más adecuado para nuestro pequeño. Si tenemos una niña, contamos con tres alternativas que son fundamentales en donde se incluyen el bañador de una pieza que cubre más parte del cuerpo; el bikini, que se compone de dos piezas (sujetador y braguita), o el culetín. Este tiene apariencia de braguita y hace que su torso vaya al aire.

Pero si tenemos un niño, entonces podemos elegir entre tres tipos de bañador: bañador turbo, que se presenta a modo de calzoncillo; el bóxer, que se asemeja a un pantalón corto; o el bañador tipo bermuda, que tiene un largo por la rodilla o incluso por debajo de la misma.

La comodidad debe reinar 

Este es un detalle que debemos cuidar al momento de comprar el bañador, y para ello debemos recordar que va a saltar, correr, nadar e incluso a jugar en la playa o la piscina, es por ello que necesitará sentirse a gusto y también disponer de libertad en sus movimientos.

¿De qué material deben estar hechos?

Este es también un aspecto básico, y para ello se deben considerar las siguientes recomendaciones:

Debe ser de un material que no le produzca erupciones ni rozaduras. También debemos considerar que si nuestro hijo es aún bebé, a esas edades su piel es realmente sensible y puede dañarse con cierta facilidad. El material con que están hechos los bañadores para nuestros hijos deben ser de secado rápido para que durante sus jornadas de esparcimiento no permanezca mojado por tanto tiempo. Y por supuesto, debe ser transpirable.

No dejemos de un lado las tendencias

Cuando se compra un bañador a nuestro hijo o hija, es importante tener en cuenta que las tendencias siempre van a imperar en cuanto a la moda de baño infantil. De este modo, podemos adquirir uno que le permita estar a la última. Concretamente, debemos prestar atención no solo al tipo de traje de baño que esta de moda, sino que además a los colores que suelen ser los protagonistas de la temporada e incluso a los posibles estampados o dibujos que son los que más destacan. 

Otros aspectos a considerar 

Los anteriores posiblemente son los aspectos más relevantes al momento de ir por un traje de baño nuevo para nuestros chicos, aunque también se pueden mencionar otros como por ejemplo:  

  • Tener presente la edad del niño, así como su peso y silueta a fin de conseguir un modelo idóneo. Es decir, debemos seleccionar una talla que le quede bien sin que le compremos uno que le quede grande para que pueda usarlo el siguiente verano porque eso en realidad le generará molestias.
  • Optemos por un bañador que sea sencillo de poner y quitar, y de esta manera se pueda vestir o cambiar, de acuerdo al momento, de manera cómoda y sencilla.
  • En el caso de que le compremos un modelo que cuente con lycra, no debemos lavarlo con agua caliente ya que puede encogerse.
  • Si tu hijo es tan grande como para elegir, entonces pregunta cuál le gusta más. Así, no habrá ningún problema a la hora de ponérselo. 

En líneas generales, estos podrían ser los mejores que se pueden considerar al momento de comprar un bañador de temporada que resulte perfecto para nuestro pequeño. De este modo, conseguiremos que pueda disfrutar de este verano mientras duren sus días de playa o piscina. Recordemos que no es lo mismo comprar un bañador para un bebé que para un un chico más grande que ya ha dejado el pañal o bien, para una niña que ya sabe nadar y tirarse en bomba al agua. Tampoco es igual usar una prenda para jugar en la playa que para practicar waterpolo o ir a clase de natación.