Los problemas con un hotel no solo se presentan cuando llegamos al destino, sino desde el mismo momento en el que se realiza la reserva, en ese instante pueden surgir dudas o contratiempos, entre ellos tener que pagar una señal o incluso toda la reserva, tal situación genera gran temor en caso de tener que cancelar el hotel en un futuro.

Diversas situaciones y sus posibles soluciones 

Cada hotel cuenta con una normativa, de acuerdo a la cual pueden ser exigidos importes que pueden equivaler a un tanto por ciento del total de la reserva o quizás al precio de un determinado número de días de los que se estará alojado.

Nos vemos obligados a cancelar nuestra reserva. ¿Deben reintegrarnos parte del importe?

De acuerdo a los días de antelación con la que se ha producido la cancelación, el hotel esta en la posibilidad de quedarse con una parte proporcional del dinero, o incluso con todo. Ciertos hoteles o web de reservas reembolsan el total del precio de la habitación si ya se había pagado, aunque dicha condición se encuentra también sujeta a condiciones particulares con respecto a la cantidad de días que restan para la fecha de entrada al hotel. Si buscamos la tranquilidad de que podamos recuperar el dinero invertido en la reserva, un seguro de cancelación de viaje cubriría el 100% de los gastos no disfrutados de contratación de hoteles, vuelos o excursiones, atendiendo siempre a las condiciones que marque dicha póliza.

Nuestra habitación esta ocupada al llegar al hotel: este es un caso de overbooking, y ocurre cuando se han vendido más plazas de las que pueden ser ofrecidas. Si esa es la razón por la que no podemos alojarnos, las leyes autonómicas se ocupan de obligar al hotel a proporcionarnos alojamiento en un establecimiento que se encuentre en la misma zona, de categoría igual o superior, y en condiciones similares a las pactadas. Así mismo, se tiene derecho a que nos cubran los gastos de desplazamiento hasta el alojamiento definitivo, diferencia de precio si la hubiere y cualquier otro gasto hasta que no estemos definitivamente alojados. En el caso de que no se acepte el cambio de hotel, se tiene derecho a un reembolso por incumplimiento del contrato y también a recibir una plaza gratuita en un medio de transporte para regresar al lugar de salida. 

Descubrir que las características reales son otras: El hotel se encuentra obligado a informar sobre cuál es su categoría y también a especificar de forma clara la información básica entre ellas, la ubicación o los datos de contacto, las características de la habitación y de las instalaciones y los servicios prestados que incluye nuestra reserva. Esta información es sumamente importante y debe ser guardada para posteriores reclamaciones.

Inicialmente solo se puede protestar por los servicios contratados que no fueron prestados o que no existen. En el caso de que alguno de ellos no pueda ser ofrecido por el hotel con normalidad, debe ser comunicado en el momento de hacer la reserva, de forma directa o por agencia. Por tal pérdida de servicios deben ofrecernos una rebaja en el precio. Si no estamos informados de forma adecuada, es necesario hacer un reclamo para que nos compensen.